Francisco Pacheco Beltrán "Pacheco digital"

FRANK EN SU TINTA


COLUMNA DEL JUEVES 15 DE OCTUBRE DE 2015
¿SABÌA usted que en el restaurante oficial de la Cámara de Diputados (la federal) se vende alcohol en grandes cantidades y que los principales clientes son, obviamente, los diputados (nuestros representantes)? Ahora se entiende por qué se insultan y hasta se agarran a moquetes en plena tribuna, y también por qué aprueban leyes innecesarias y votan mecánicamente (anteriormente levantaban la mano para votar, ahora todo es electrónico). Bueno, pues los señores ahora andan enojados su compañera priista Carolina Monroy del Mazo, propuso que una de las primeras medidas sea eliminar la venta de alcohol en el restaurante concesionado a La Mansión, “porque los legisladores deben actuar responsablemente, dueños absolutos de su capacidad racional y emocional”. Y vaya que son muchas las historias de los diputados borrachos en el recinto legislativo. El periódico La Jornada citó algunas: “El 13 de septiembre de 2007 los panistas, encabezados por Héctor Larios Córdova y Juan José Rodríguez Prats, habilitaron el restaurante de la Cámara como bar para festejar la aprobación de los gasolinazos mensuales y bebieron hasta la madrugada del día siguiente. La cuenta fue de casi 18 mil pesos”. “El 25 de octubre de 2011, cuando se aprobó la reforma constitucional en materia política, el pleno suspendió trabajos cuando Enoé Uranga (PRD) y Porfirio Muñoz Ledo (PT) pidieron investigar el ambiente etílico que se respira en el salón. El panista Óscar Saúl Castillo sostuvo que las bebidas corrían en la bancada de Peña Nieto. El líder cafetalero priísta Julián Nazar, diputado en la actual legislatura, respondió: si le hiciéramos un examen de sangre a Porfirio, 90 por ciento sería alcohol y 10 por ciento botana”…….. CUIDAN a los funcionarios estatales, cuidan los edificios públicos, ¿y a los ciudadanos quién los cuida? Se trata de los policías de Guerrero, quienes, según revelación del secretario general de Gobierno, David Cienfuegos Salgado, “más de la mitad de ellos cuidan funcionarios y edificios públicos”. Incluso (no lo dijo Cienfuegos, pero se ha visto cuando viene a Iguala) su esposa es custodiada por agentes policiacos en dos patrullas. En este contexto, el secretario general de Gobierno se rindió ante la inseguridad que existe en el estado, pues se declaró sin recursos ni elementos policiacos suficientes para garantizar la seguridad de los guerrerenses. Vaya funcionarios estatales que se rinden ante todo. Primero lo hizo el (beodo) secretario de Salud, Edmundo Escobar Habeica, quien admitió que no pudo contra el chikungunya y mejor siguió en la bohemia. Luego el entregado fue el propio gobernador Rogelio Ortega Martínez, quien incluso quería entregar el poder antes de tiempo en una muestra histórica de ignorancia gubernamental. Lo bueno para Guerrero es que ya falta poco para que los académicos regresen a la Universidad Autónoma de Guerrero, de donde nunca debieron haber salido…….. POR CIERTO, los últimos días del gobierno de las “rogeliadas” se caracterizan por manifestaciones y protestas de todos colores y sabores porque nadie resuelve nada y porque están suspendidos todos los pagos. Y dicen los que saben que está por venir lo peor, por lo que Héctor Astudillo Flores recibirá el 27 de octubre un estado convertido en un desastre total…….. “HABRÀ hora de entrada, pero no de salida”, les dijo el alcalde de Iguala, Esteban Albarrán Mendoza, a sus funcionarios, luego de entregarles sus nombramientos. Además, les recordó que “ustedes son parte del proyecto de Iguala, y confío en que las cosas se harán bien”. Leída la cartilla, todos los funcionarios tienen un plazo de 15 días para entregar su plan de gobierno con la advertencia de que cada tres meses serán evaluados y que, el que no esté dando resultados, se va. Aquí surge la clásica simple pregunta: ¿Quién aguantará el ritmo de trabajo que está implementado el presidente Esteban Albarrán?………. PUNTO.
E-MAIL: franklara2@hotmail.com
FACEBOOK: Frank Lara Balderas
TWITTER: @Franklarab
WHATSAPP: 733 100 59 96

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *