Francisco Pacheco Beltrán "Pacheco digital"

Médula; Septiembre negro

Por Jesús Lépez Ochoa

Septiembre es el mes patrio pero en los últimos años, 2013 y 2014 al menos, ha sido el mes de la tragedia, la violencia social y política para Guerrero. Este mes los guerrerenses conmemoramos la tristeza, las pérdidas, la ineficacia de las autoridades y la impunidad.

La noche del día 15 de septiembre de 2013 las fuertes lluvias provocadas por la convivencia de los huracanes Ingrid y Manuel en el Océano Pacifico provocaron muerte y destrucción en varias partes del estado. Se habló en su momento de 280 mil familias damnificadas.

Otra noche de septiembre, la del 26 para amanecer 27 en el año 2014, normalistas de Ayotzinapa son perseguidos por fuerzas policíacas y sicarios del crimen organizado en Iguala. El saldo fue de seis muertos y 43 que aún siguen desaparecidos.

Al día siguiente, la mañana del 28 de septiembre, es asesinado a balazos en Acapulco el secretario general del Partido Acción Nacional en el estado, Braulio Zaragoza Maganda.

Haber ocurrido en septiembre no es la única coincidencia de estos lamentables acontecimientos. Hay un común denominador que los hace más tristes: la impunidad.

Cuando nos afectaron los huracanes se habló de responsabilidades de varios ex alcaldes en la expedición de licencias de construcción en zonas inundables y el presidente de la República, Enrique Peña Nieto anunció una investigación de esas de “caiga quien caiga” en las que ni ha caído nadie, ni el gobierno Federal se ha tomado la molestia de informarnos, en espera del olvido.

Iguala también es un caso pendiente y vigente. La Procuraduría General de la República emitió una “verdad histórica” que no resultó tan verdadera según la que ha realizado por su cuenta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a través de un grupo de expertos independientes.

También a la Fiscalía General del Estado se le cayó la investigación por el asesinato del dirigente panista. Las tres personas a las que aprehendió y consignó para ser sometidas a juicio penal ya salieron libres por falta de pruebas.

La mentira y la simulación evidente en estos casos, son tres botones de muestra que exhiben la causa de que los ciudadanos no tengan confianza en sus autoridades.

En Guerrero el 98 de los delitos son cifra negra, es decir, la gente no siente la confianza de acudir a denunciar ante sus autoridades que de acuerdo con ese dato, deben atender solamente el 2 por ciento de la chamba que en realidad deberían. Aún así, no lo hacen y cuando lo llegan a hacer,  les sale mal.

jalepezochoa@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *