Francisco Pacheco Beltrán "Pacheco digital"

Opinión; Astudillo y su gobierno reciclado

Hugo Figueroa Ocampo

Con la “novedad” de un ataque con armas de fuego cerca del restaurante donde cenaba con su esposa Mercedes Calvo, Héctor Astudillo Flores se  empecina en repetir que el ataque no iba dirigido contra él, como si con sus declaraciones  quisiera enterrar toda sospecha sobre el incidente. El viernes que escribí esto, del próximo gobernador de Guerrero se comenzaban a filtrar nombres a la prensa de aquellos y aquellas que formarán parte de su gabinete, lo que por el momento con esas filtraciones se queda un ambiente de que a los guerrerenses nos espera más de lo mismo, con colaboradores del mandatario estatal que anteriormente participaron en gobiernos como el de René Juárez Cisneros y Zaferino Torreblanca Galindo.

Se deduce entonces que las mismas actitudes a la hora de gobernar es lo que nos espera de estos personajes ancestrales  de la política local, que han colaborado con gobiernos represores e ineficaces. Esos colaboradores reciclados se las saben de todas a todas para, desde este momento comenzar a frotarse las manos debido a que tendrán el manejo de los dineros y del poder para actuar a su antojo como en el pasado. Ellos saben cómo hacerlo, para que sus actos estén contaminados de nepotismo, tráfico de influencias, corrupción, impunidad y conflicto de intereses retomando las hazañas de su jefe político federal de nombre Enrique Peña Nieto.

El Orden y paz de Astudillo lleva consigo de manera explícita restringir las libertades constitucionales. Porque ese orden y paz, con su gabinete reciclado, va dedicado para los movimientos sociales, para los líderes sociales y en segundo término para la delincuencia organizada, con la que el sistema PRI-Gobierno acostumbra pactar para aparentar cierta estabilidad política y social. El orden y la paz entendido por el que asume el cargo el 27 de octubre, debe ser entendido como la manera de emprender  acciones a golpe de macanazos, garrotazos, gases lacrimógenos y encarcelamientos de aquellos que critiquen y se atrevan a desafiar las reformas estructurales de Peña Nieto, los cacicazgos existentes en diferentes zonas de nuestro estado y los erráticos programas del señor de Casa Guerrero que en nada resuelven de manera profunda los problemas de la gente pero que sí garantizan una clientela político-electoral para el Partido Revolucionario Institucional(PRI). El orden y la paz tiene su origen en los positivistas y fue parte de la manera de gobernar del dictador  Porfirio Díaz.

De origen, la impunidad ya implementada por el gobierno federal  y el entonces gobernador electo Astudillo. se debe entender en el hecho de haber encarcelado al hermano de Ángel Aguirre Rivero en tiempos electorales para darle un golpe a la izquierda representada por el PRD. Después de someter a los aguirristas para que respaldaran a los candidatos tricolores garantizándoles impunidad, en agradecimiento y por lo bien que se portaron, dejan libre al hermanito de Aguirre, quien además como parte de esa impunidad pactada entre Peña Nieto y Héctor Astudillo con el ex gobernador, éste tendrá la libertad de venir a hacer política en Guerrero, dejando de lado el dolor, rabia e indignación de los padres de los normalistas de Ayotzinapa.

Ni duda cabe, nos espera más de lo mismo con el recién semi impuesto gobernador de Guerrero. La película se repite para nuestra entidad suriana con un mandatario estatal atado a los grupos políticos caciquiles internos del PRI  que le han impuesto parte de su gabinete con funcionarios reciclados y de mala reputación que llevarán a cabo los mismos vicios que ya conocen y manejan perfectamente para tratar de no dejar huella, y si la dejan, pues para eso tienen la protección de sus compañeros de trabajo en otras dependencias designadas para auditar y fiscalizar, ya sea a nivel estatal o federal que, por cierto son encabezadas y manejadas por su maestro Peña Nieto que se las sabe de todas a todas en eso del tráfico de influencias con su casita blanca como muestra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *