Francisco Pacheco Beltrán "Pacheco digital"

El voyerista; ¿Se impone la política y la razón?

El voyerista
Por Alfredo Guzmán
• ¿Se impone la política y la razón?
Si yo fuera mal pensado, diría que la quincena que pasó, fueron 15 días de miedo, donde las orquestaciones, y la conjunción de elementos negativos, se unificaron, poniendo en jaque a muchos actores, en busca de hacer más caótico el escenario social en Guerrero, con la intención de un desenlace fatal.
No me imagino al estratega, que visionariamente pudiera establecer el cúmulo de elementos que se conjugaron en los 15 días anteriores, porque de conocerle, me hincaría y le solicitaría ser su carga maletas.
No puedo imaginar tanta perversidad junta, que para fortuna de la sociedad guerrerense, todo se fue desinflando, poco a poco, en beneficio de la misma sociedad y en contra de quienes buscan que truene el estado de Guerrero, con todo y gente.
Como ya lo dije, se impuso la política y la razón. Con esto, no quiero decir que lo otro era la barbarie y la sinrazón. No. Sino que la política es el elemento inteligente que se movió positivamente en este escenario caótico y permitió que quienes actuaron, lo hicieran en su momento, en su lugar y con inteligencia.
Identifico a varios actores políticos, que desde su ámbito de poder, hicieron posible lo que pasó. No es mi ánimo hablar de quiénes son, para que sigan jugando al ajedrez político, mientras los observo y aprendo.
Antes del 26 de septiembre, surge una publicación de una revista manipuladora y con perversidad como Proceso, que inventa que el gobernador declara que el gobierno federal, iba a arrasar Ayotzinapa. Enfrentando al gobierno estatal, con el Federal. Con puntualidad llegamos al 26 de septiembre, aniversario de la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa y muerte de 6 personas. La visita del Papa, tensó el ambiente político por sus declaraciones en ambos lados, cuestionando al Estado Mexicano y a los padres de los desaparecidos. La visita a Guerrero de quienes se dicen legistas especialistas, pero que sólo hacen conjeturas con entrevistas, lecturas de textos y especulaciones, pero ninguna investigación científica real que certifique sus declaraciones.
La visita de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) a Guerrero, la toma de protesta de los ediles nuevos, en medio de una parálisis laboral y bloqueos en las principales ciudades del estado, junto a la organización de un Congreso General Universitario de la UAGro, donde se discutiría la posibilidad de la relección de sus autoridades, y el 47 aniversario del 2 de octubre, fueron los hechos, que vivimos de mala pasada.
Los dos párrafos anteriores, conformaron un coctel molotov, que estuvo a punto de reventar la raquítica paz social, que vivimos los guerrerenses. El morbo recorría los escenarios, haciendo suponer, porque “alguien” se encargó de correr el rumor, de que los estudiantes y aliados, harían del aniversario, el inicio de un evento histórico. Y en conjunto con todo lo que mencionamos, en efecto, todo hacía suponer que algo había de cierto.
Hoy, todo lo anterior, ha ocurrido en paz y en tranquilidad. No sin haber existido escenarios y situaciones complicadas que para el bien de todos, se fueron resolviendo y dando pauta a la negociación, al evento cívico y a la resolución de conflictos, por medio de la política y la serenidad de todos los actores. Dejándonos un mal sabor de boca, que no pueda resolverse con una pastillita de Pasiflorine, un té tila, azahar y manita, sin azúcar.
Los escenarios, donde iba a iniciar la revolución desde Tixtla, la caída del gobernador Rogelio Ortega, por no poder contener a los policías estatales, la muerte de varios estudiantes y policías en enfrentamiento, la llegada de más federales, para enfrentar la contingencia, la explosión de los bancos y tiendas departamentales e incendios generados por turbas desconocidas. La violencia contra trabajadores del estado, la violación de la autonomía universitaria por el ejército, al ocurrir enfrentamientos entre universitarios y de nuevo la desaparición de poderes, por motivos harto sabidos, sólo fue un mal sueño para muchos y pesadilla que no se concretó para la misma sociedad guerrerense.
Enhorabuena. Y felicidades mil a todos. Y a seguir buscando la solución a los conflictos, en espera del nuevo gobierno, que desde mi punto de vista, no será miel, sobre hojuelas. Aplausos a todos quienes pusieron su grano de arena, para sacar al buey de la barranca que se había atorado. Comentarios; Facebook: Voyerista Comenta, Alfredo Voyerista Guzmán y Magos de la Imagen. Twitter: Alfredo Guzmán; Messenger: voyer54@yahoo.com.mx y voyer_guz@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *